Carbón: El desafío de conservar el monte y promover el desarrollo social

En la Cuña Boscosa de Santa Fe, donde esta actividad es el principal sostén de muchas familias, pequeños productores enfrentan problemas comerciales y productivos. Analizan la situación en el marco de la Ley de Bosques.

producción de carbónFoto: gentileza INTA

(SLT-FAUBA) En el norte de la provincia de Santa Fe, la producción de carbón representa un factor económico y social de importancia para los pobladores de pequeñas localidades. No obstante, la actividad se desarrolla en un marco de informalidad que afecta a la comercialización de los productos, al tiempo que existen dudas por la sustentabilidad ambiental debido a la explotación del monte para obtener leña.

bosque

La Cuña Boscosa se ubica en los departamentos General Obligado y Vera, provincia de Santa Fe. Las familias que allí viven obtienen ingresos de la producción y venta de carbón. Foto: regionlitoral.net

Norberto Martínez, extensionista del INTA, llevó a cabo una investigación durante sus estudios de posgrado que realizó en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) para conocer en detalle cómo se desarrolla esta actividad y ofrecer alternativas para mejorar la producción y las condiciones de venta del carbón: “Con la información obtenida en las encuestas y el trabajo en el territorio, evaluamos cómo se podría colaborar desde la extensión para organizar a los productores, mejorar los precios de venta y achicar costos”, dijo en una entrevista a Sobre la Tierra.

 

La alternativa de organizarse

La producción de carbón estudiada por Martínez se realiza en un territorio del norte santafesino denominado Cuña Boscosa. Allí viven pequeñas comunidades de entre 900 y 1800 habitantes cuya actividad principal es la ganadería bovina. “La producción de carbón también tiene mucha importancia desde el punto de vista social por la cantidad de personas que involucra y por el impacto en la economía de los pequeños pueblos”, explicó Martínez, técnico de la Agencia de Extensión Rural del INTA Garabato, provincia de Santa Fe, quien realizó la Especialización en Desarrollo Rural en la FAUBA.

hornos

El carbón se deja secar y enfriar dentro de los hornos. Luego de extraído, queda a la intemperie hasta que se lo vende. Foto: Mariano Mantel, Flickr

El extensionista se refirió a las prácticas que se llevan adelante para obtener el carbón y venderlo: “Los productores cortan la leña en el monte y la trasladan hasta el horno donde se realiza la quema. Este proceso puede durar entre una semana y 12 días. Luego, se lleva a cabo el enfriado y el secado durante otros dos o tres días y se saca el carbón del horno a la espera del comprador”.

compra de carbón

La leña se corta en el monte y luego se la traslada hasta los hornos en carros o con un tractor y un carro, si se dispone de tales herramientas. Foto: INTA

“Es un trabajo físicamente muy duro, pero les permite a las familias disponer de efectivo y vivir el día a día. Es decir, una vez que el carbón está listo, se vende automáticamente. Por lo general, se le vende a compradores que llegan desde localidades cercanas como Reconquista o Vera, a unos 100 kilómetros de distancia, además de otras localidades”, agregó.

Si bien estos productores tienen otros ingresos —de sus trabajos como puesteros en campos ganaderos, por ejemplo—, en las entrevistas que se hicieron para el trabajo de la FAUBA afirmaron que la producción de carbón siempre les permite obtener mayores ingresos para sus familias. Sin embargo, de las consultas también surgió que uno de los problemas comunes se relaciona con la informalidad de esas ventas, debido a que el comprador define los precios, incluso cuando los productores no están de acuerdo.

El estudio académico también apuntó a generar información que ayude a evaluar diferentes alternativas para mejorar la producción y alentar a los productores a organizarlos. La idea es que se generen mayores beneficios a partir del trabajo conjunto.

productor de carbón

Tradicionalmente, el oficio de la producción de carbón es individual. Foto: El País

“Una vez que tuvimos los resultados de la entrevista, invitamos a una reunión a unos 60 productores de carbón para hacerles una devolución. Vinieron 45. Les recomendamos que podrían organizarse para definir el precio e implementar algunas alternativas viables para bajar los costos, entre otros aspectos a mejorar. Les compartimos cosas puntuales que se podían llevar a la práctica y nos sorprendió ver cómo se mostraron interesados y participaron”, dijo Martínez, aunque lamentó que en los siguientes encuentros no lograron mantener una convocatoria amplia.

“Quizás no volvieron a participar porque son personas que siempre trabajaron de manera individual, entonces es complicado organizarlos”, consideró, y añadió: “Pese a ello, hay cuatro o cinco productores que quedaron muy embalados e incluso tienen ganas de comprar un tractor usado para fletear su propia leña. Lo que ocurre es que actualmente dependen de la comuna local para hacer los traslados desde el monte hasta los hornos; cuando se rompe ese tractor, la actividad se paraliza”.

Conflicto en el bosque

Tanto para los productores ganaderos como para los de carbón, el monte, cuya protección se encuentra amparada por la Ley de Bosques, constituye un lugar de tensión.

productor

El productor de carbón de la Cuña Boscosa ve en la Ley de Bosques una limitante para su actividad productiva. Foto: INTA

Según Martínez, “el productor ganadero de la zona ve al monte como un enemigo y quiere eliminarlo”. Se trata de montes muy cerrados, con árboles y arbustos que dificultan el ingreso del ganado al pastoreo y, cuando están muy cerrados, tampoco permiten que la luz llegue hasta el suelo y crezca el pastizal. En los montes muy cerrados, se necesitan aproximadamente 4 hectáreas por vaca para que la ganadería resulte sustentable y eficiente. En términos ganaderos, son montes muy poco productivos.

Del otro lado, el productor de carbón necesita el monte para realizar su actividad. “Ellos ven a la Ley de Bosques como una amenaza. Dicen que el monte vuelve y que el árbol rebrota”, explicó el extensionista.

La Ley de Bosques, en tanto, limita ambas actividades porque determina que la Cuña Boscosa es una zona roja, donde no se puede realizar una explotación para producir carbón, ni un desmonte para expandir la cría de ganado.

Acerca del autor

Juan Manuel Repetto
Juan Manuel Repetto
Periodista. Master en Periodismo Documental.

2 Comments on "Carbón: El desafío de conservar el monte y promover el desarrollo social"

  1. Daniel Laureda | 4 junio, 2018 at 9:20 am | Responder

    Se podria proponer como alternativa la utilización de ramas secas y manejar el monte mediante ingenieros que los asesoren raleando y definiendo año a año que ralear, sin necesidad de destruir el monte, sino con un trabajo sostenible.

    • Norberto Claudio Martinez | 6 junio, 2018 at 3:18 pm | Responder

      Buenas tardes Daniel:
      las ramas no les sirven a los productores para producir carbón.
      La planificación de los trabajos con ingenieros agrónomos es difícil ya que hay muy pocos capacitados para trabajar en esta temática tan especifica. Primero habría que capacitar estos profesionales y luego tener en cuenta el pago de los honorarios de los mismos ya que es muy difícil que los productores de carbón puedan solventar ese gasto.
      Algo parecido a lo que usted comenta es lo que propone el Gobierno de la provincia mediante la formulación de planes de manejo de monte nativo con los productores ganaderos.

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.