Aires no tan buenos soplan en Buenos Aires

Un estudio determinó las condiciones meteorológicas que favorecen la limpieza de contaminantes atmosféricos en la Ciudad de Buenos Aires. Los resultados permitirán elaborar modelos de computación, evaluar la calidad del aire e implementar medidas de mitigación.

Central Eléctrica Costanera, CABA.La Central Térmica Costanera es la planta termoeléctrica más grande de Argentina, ubicada en el área portuaria de la Ciudad de Buenos Aires, en la costa del Río de la Plata. Usa fueloil, gas natural y gas-oil como combustibles. Según la organización CARMA (Carbon Monitoring for Action), esta central es la que más CO2 emite en la Argentina, además de liberar óxidos de nitrógeno y azufre a la atmósfera. Foto: Hiendaudio (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.
Contaminacion en el centro de CABA

Según informó la World Health Organization (WHO) en 2014, el aire de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está menos contaminado que el de la mayoría de las ciudades grandes de Latinoamérica. Sin embargo, el nivel de ciertos parámetros supera los estándares fijados por Organización Mundial de la Salud (OMS-OUN). Foto: www.infonews.com.

Esta nota fue leída 2217 veces.

(SLT-FAUBA) La actividad de las megaciudades genera numerosos impactos negativos sobre millones de habitantes. Uno de ellos es la contaminación atmosférica, que afecta tanto la salud de la gente como la vegetación, los materiales y el ambiente. La calidad del aire en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) depende de la interacción entre la liberación de contaminantes y las condiciones meteorológicas. Una investigación llevada a cabo en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) mostró que las condiciones más favorables para la dispersión (o barrido) de contaminantes se producen en las estaciones cálidas, en particular durante las horas diurnas, cuando las velocidades del viento y las condiciones de inestabilidad son mayores. Esta información será clave para empezar a planificar la calidad del aire en la ciudad.

Nicolás Zeballos expone su tesis

Nicolás Zeballos expone los hallazgos de su investigación ante los jurados de su tesis de grado.

Preocupado por la problemática, Nicolás Zeballos, Licenciado en Ciencias Ambientales de la FAUBA, realizó su tesis de grado en la cátedra de Climatología y Fenología Agrícola en 2015 bajo la dirección de Leonardo Serio, docente de esa misma cátedra. Su investigación se enfocó en determinar las condiciones que favorecían (o no) la dispersión de contaminantes en la atmósfera de CABA. Para esto analizó una serie de cinco años de variables meteorológicas clave y otros parámetros que requieren los modelos de computación para predecir la calidad del aire y la frecuencia de las condiciones que favorecen o no su sanidad.

Emisiones y atmósfera

Para estudiar los problemas de contaminación atmosférica se debe estudiar, en primer lugar, el ingreso de los contaminantes a la atmósfera y luego se han de considerar los mecanismos que controlan la dispersión, la transformación y su eventual remoción del aire. Por último, se deben tener en cuenta los efectos de las concentraciones de contaminantes sobre los potenciales receptores.

Componentes en el estudio de la contaminación atmosférica

Comprender la meteorología de la contaminación del aire permite planificar la calidad del aire, predecir cómo las nuevas fuentes de contaminación atmosférica impactan sobre el ambiente y establecer estrategias para mitigar situaciones graves.

En CABA, las principales fuentes que descargan contaminantes a la atmósfera son el intenso tránsito automotor, las industrias lindantes con el conurbano (ubicadas mayormente en la zona sur) y las tres centrales termoeléctricas ubicadas sobre la costa del río. Como la atmósfera es el medio al que se liberan los contaminantes, el transporte y la dispersión de estas descargas depende en gran medida de parámetros meteorológicos en el momento de la descarga.

exceso-de-humo

La emisión de gases por los automotores es una de las fuentes más importantes de contaminación en CABA. Foto: https://controldetransito.wordpress.com/

La concentración de los contaminantes se reduce cuando se dispersan en la atmósfera, y este proceso está relacionado principalmente con la temperatura del aire, la velocidad y dirección del viento y la estabilidad atmosférica. En particular, las temperaturas altas favorecen la inestabilidad atmosférica (y, por lo tanto, la depuración de la atmósfera), mientras que los vientos más fuertes tienen una capacidad mayor para “barrer” los contaminantes atmosféricos.

Los resultados de la tesis de Zeballos mostraron que las condiciones más propicias para que los contaminantes se dispersen ocurren en primavera y verano durante las horas diurnas, cuando la velocidad del viento es relativamente alta y la inestabilidad atmosférica es mayor. Por el contrario, las condiciones menos favorables para que los contaminantes se dispersen se dan en las estaciones frías, sobre todo en las horas nocturnas, cuando la atmósfera permanece relativamente estable y la baja velocidad del viento no alcanza para sanear el aire.

Buenos Aires, una ciudad susceptible

Zeballos eligió CABA para llevar adelante su tesis de grado no sólo porque es la ciudad donde vive, sino porque es la región urbana con mayor cantidad de emisiones de la Argentina. Si también se considera el Área Metropolitana (AMBA), son 14 los millones de ciudadanos que respiran el mismo aire. Varios monitoreos realizados y publicados en los últimos 15 años demostraron que las concentraciones de ciertos contaminantes en el aire exceden, en determinadas condiciones, las normas de calidad de aire de CABA y de la Provincia de Buenos Aires. Puntualmente, lo establecido en la Ley Nacional 24051 (Residuos Peligrosos), la Ley Prov. de Buenos Aires 5595 (Protección a las fuentes de provisión y a los cursos y cuerpos receptores de agua y a la atmósfera) y la Ley Prov. Buenos Aires 5595 (Aplicación de modelos de dispersión de emisiones gaseosas).

Estación de monitoreo de calidad de aire en CABA

La Ciudad de Buenos Aires posee una red de monitoreo de aire y ruido para controlar la calidad del ambiente urbano. Son cuatro estaciones: Parque Centenario, Palermo, La Boca y Córdoba. Actualmente se miden los niveles de monóxido y dióxido de nitrógeno (NO- y NO2), monóxido de carbono (CO) y variables meteorológicas como velocidad y dirección de viento, temperatura y presión atmosférica. Foto: www.buenosaires.gob.ar.

En el caso de CABA, la brisa desde el Río de la Plata hacia la tierra favorece la ventilación de las áreas costeras. Sin embargo, la ocurrencia de un viento débil (menor a 4 metros por segundo) puede determinar una acumulación de contaminantes. Anualmente, este tipo de viento desde el río hacia la ciudad ocurre con frecuencia, pero su velocidad en la superficie suele ser inferior a 4 m/s. En este sentido, la tesis de Zeballos también señala que varios estudios climatológicos previos ya habían determinado que en esta ciudad se dan elevadas frecuencias de ocurrencia de condiciones adversas para la “ventilación” de los contaminantes, en particular durante los meses de invierno.

En resumen, el rango de condiciones meteorológicas en la Ciudad de Buenos Aires puede dar lugar a situaciones desfavorables para que los contaminantes atmosféricos se dispersen, lo cual, a su vez, podría afectar la calidad del aire que respiran sus habitantes. Los resultados del estudio de las velocidades y direcciones del viento, estabilidad atmosférica y la altura de capa de mezcla presentados por Zeballos en su tesis permitirán realizar estudios futuros de modelación de la dispersión de contaminantes atmosféricos generados por fuentes fijas y móviles con el objetivo de evaluar la calidad del aire e implementar estrategias de mitigación.

Acerca del autor

Pablo Roset
Pablo Roset
Ingeniero Agrónomo, MSc. en Recursos Naturales (UBA), escritor y músico.

1 Comment on "Aires no tan buenos soplan en Buenos Aires"

  1. muy buen post, la contaminación en el aire es inminente de bastantes enfermedades infecciosas lo cual afecta en contra de la salud y bienestar del ser, toca tener en cuenta que es la prioridad y actuar por ello.

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*