Una distinción sin antecedentes

Temple Grandin, referente mundial en Bienestar Animal y reconocida por haber superado su condición de autista, fue distinguida con el título de Doctora Honoris Causa.

Decano Rodolfo Golluscio Ing. Agr. Jorge Horacio Cazenave Temple Grandin

Esta nota fue leída 482 veces.

(SLT-FAUBA) El pasado 30 de junio, la Universidad de Buenos Aires otorgó el título de Doctora Honoris Causa a la profesora de Comportamiento Animal de la Universidad de Colorado, EE.UU., Temple Grandin, quien fue diagnosticada con autismo a la temprana edad de tres años y hoy es una de las principales referentes mundiales en bienestar animal y divulgadora de temas vinculados con su condición. Es probablemente la primera vez que una persona diagnosticada con trastornos del espectro autista (TEA) recibe el máximo reconocimiento que ofrece la UBA a personas distinguidas en los ámbitos de la ciencia y de la cultura de nuestro país y del mundo.

El reconocimiento fue otorgado en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), con la presencia de las

Temple Grandin Rector UBA Alberto Barbieri entrega Honoris Causa

El rector Barbieri entrega el título de Doctora Honoris Causa

máximas autoridades de esa casa de estudios y de la Universidad de Buenos Aires. Raúl Barbieri, rector de la UBA, señaló: “Es una inmensa alegría recibir en nuestra Universidad a la doctora Temple Grandin, quien es fiel reflejo de que se puede realmente abarcar un cambio social sustentable, en vistas de un mundo más justo y con más respeto por la diversidad”. Además, hizo hincapié en que “este diploma no sólo se trata de premiar sus investigaciones y sobresaliente tarea desde la ciencia, sino también de celebrar la relevancia humana y ética que la impulsa. Se premia tanto su inteligencia como su corazón”.

Rodolfo Golluscio, decano de la FAUBA, institución que impulsó el otorgamiento del título de Honoris Causa, a partir de la iniciativa del presidente de la Fundación Facultad de Agronomía, Jorge Cazenave, fue el encargado de realizar el “elogio académico” a Grandin.

“Su historia es un ejemplo vivo de que las personas que antes la ignorancia tildaba de discapacitadas poseen, en realidad, capacidades diferentes, que pueden llegar a permitir logros inalcanzables para cualquiera de nosotros, personas presuntamente normales. Por otro lado, su historia es un ejemplo de cómo el amor puede permitir que personas con capacidades diferentes desarrollen su potencial y alcancen logros como los que ella alcanzó. Y me refiero en este caso al amor y la determinación de su madre, que en ningún momento se dio por vencida, siempre confió en ella y siempre le inculcó confianza en sí misma.”

“En ese marco, la distinción que hoy le otorga la UBA trasciende largamente sus méritos evaluados desde las incumbencias específicas de las Carreras de Agronomía y Veterinaria y se expande hacia las Carreras de Psicología, Medicina y Ciencias de la Educación. Avanzando más allá, en realidad constituye un mensaje de amor, esperanza e inclusión para toda la sociedad. Es difícil pensar en un cambio social sustentable que no se base en el amor al prójimo, la esperanza en una sociedad más justa y la inclusión, que no es otra cosa que el respeto de la diversidad.”

Temple Grandin

Estudiantes y docentes de la FAUBA asistieron al reconocimeinto a Temple Grandin

Golluscio recordó que el título Doctor Honoris Causa fue otorgado recientemente a los ex presidentes José Mujica, de Uruguay, y Nelson Mandela, de Sudáfrica: “Dos personas vinculadas como ella al amor al prójimo, la esperanza en un mundo más justo y el respeto a la diversidad. Como en esos casos, dados los méritos de la galardonada, esta distinción llena más de honor a la UBA que a la propia Dra. Temple Grandin”.

Un caso de inspiración

Luego de graduarse como licenciada en Psicología, Grandin estudió Ciencia Animal en las universidades de Arizona y e Illinois, Estados Unidos, donde obtuvo su doctorado. Actualmente es profesora de Comportamiento Animal en la Universidad de Colorado. Es una gran defensora del bienestar de los animales y sus diseños de mataderos, mangas y corrales revolucionaron la ganadería de Estados Unidos al promover un trato más adecuado para los bovinos (Ver nota: “Trátame suavemente“).

Además, su caso representa una inspiración para muchas familias de personas con autismo. Grandin dedicó gran parte de su vida a compartir sus experiencias con padres y educadores, participó como oradora en una gran cantidad de congresos y otros encuentros sobre autismo, y escribió varios libros relacionados con este trastorno, como “Pensar en imágenes” e “Interpretar a los animales”.

A Jorge Cazenave, presidente de la Fundación Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), le tocó conocer de cerca el proceso de transformación que tuvieron las instalaciones ganaderas de Estados Unidos con las innovaciones de Temple Grandin. Se asombró cuando conoció la historia de su diseñadora y desde entonces se convirtió en un férreo divulgador de sus conocimientos. Fue él quien propuso a la FAUBA postular a la profesora estadounidense para el doctorado Honoris Causa.

“Realmente me enamoré de su personalidad y de su condición de autista. Ella tiene un libro que dice que los animales nos hacen humanos. Puede que tenga razón, pero de lo que estoy seguro es de que ella me hizo humano a mí”, dijo al presentar una de las charlas que brindó Grandin en Agronomía.

En 1995, Grandin alcanzó gran popularidad tras ser descrita por el neurólogo y escritor Oliver Sacks en su libro Un Antropólogo en Marte. En 2010, HBO produjo una película inspirada en su vida que lleva su nombre como título y que obtuvo 7 premios Emmy, incluyendo el de mejor película para la televisión.

Acerca del autor

Juan Manuel Repetto
Juan Manuel Repetto
Periodista. Master en Periodismo Documental.

Sé el primero en comentar en "Una distinción sin antecedentes"

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*