En Agronomía, el altiplano pisa fuerte

Un grupo de estudiantes de posgrado investiga la biología de los camélidos sudamericanos para contribuir a su producción en la región andina y otros continentes, donde se crían llamas y alpacas.

Desde Perú, un grupo de ingenieros zootecnistas y otros profesionales de la ganadería andina llegó a la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos científicos sobre la producción de camélidos y contribuir al desarrollo de una actividad de gran importancia económica y social para los países de la región, que hoy también se está expandiendo a otras regiones del mundo.

Abimael Ortiz Chura, Nils Flores, Alfonso Flores Gutiérrez y Edwaldo Villanueva Pedraza llegaron hace un año desde Puno, Cuzco y Cajamarca, Perú, y asisten a la Maestría de Producción Animal de la FAUBA como parte de un grupo de 40 estudiantes de ese país que cursan diferentes posgrados en la facultad, beneficiados por el Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo de Perú (Pronabec).

Algunos de los estudios que llevan adelante, como tesis de posgrado, se enfocan generar nuevos conocimientos científicos sobre los procesos digestivos y reproductivos de estos animales, así como trabajar en el mejoramiento genético de llamas y de alpacas (los camélidos que se evalúan en la FAUBA) para mejorar la calidad de las fibras.

churra_-_jaurena_-_cantet_-_pedraza_-_09_0

La cría de camélidos se extendió a otros continentes alejados de la región andina. Crecen las exportaciones a Estados Unidos, Europa y Australia.

“Sucede que las llamas y las alpacas se crían a más de 3800 metros de altura, donde la productividad de los pastizales es escasa y de baja calidad. Por esta razón, los índices productivos (de fibra y carne) y reproductivos son ineficientes”, explicó Ortiz Chura, médico veterinario y zootecnista del departamento de Puno, una región caracterizada por la cría de camélidos.

No obstante esta limitante, los investigadores peruanos destacaron que hoy la cría de camélidos se extendió a otros continentes alejados de la región andina. Al respecto, subrayaron que vienen creciendo las exportaciones de estas especies a Estados Unidos, Europa y Australia, principalmente, y que entonces los animales se empiezan producir en otros ecosistemas, incluso a nivel del mar.

“En la FAUBA estudio cómo se modifica la población de microorganismos (bacterias y protozoarios) del rumen de las llamas y ovinos bajo las mismas condiciones de alimentación. Además, evalúo in vitro el efecto del contenido ruminal en la producción de metano, un gas de efecto invernadero. Una de las ideas es comprender por qué los camélidos son más eficientes en digerir los forrajes fibrosos que consumen en la Puna”, agregó Ortiz Chura. Sus estudios, que comprenden ensayos en el laboratorio y el campo, incluyen al INTA Castelar.

Por su parte, Flores se enfoca a los aspectos reproductivos de las alpacas: “El objetivo es desarrollar técnicas de criopreservación, para mantener vivo el semen congelado de los machos que poseen una genética de alta calidad, antes de inseminarlo en las hembras”.

Los trabajos de tesis son dirigidos por los docentes e investigadores de la cátedra de Nutrición Animal de la FAUBA, Marisa Wawrzkiewicz, Alejandro Palladino, Juan Manuel Cantet y Gustavo Jaurena.

 

Un granito de arena para el desarrollo andino

“Siempre soñamos con hacer una maestría en el exterior, pero hasta ahora estuvimos limitados”, dijo Villanueva Pedraza, ingeniero zootecnista de la región de Cajamarca, al norte de Perú, donde se desarrolla la actividad del tambo y la cría de camélidos.

“Esta nueva política del gobierno de Perú, tendría que convertirse en una política de Estado”, añadió Ortiz Chura, al referirse a la posibilidad que les ofreció la beca Pronabec. Ambos coinciden en que eligieron la UBA por su prestigio internacional y por los adelantos tecnológicos y científicos de la Argentina en materia de agricultura y ganadería.

“Estamos viviendo una experiencia muy bonita, adquiriendo muchos conocimientos y capacidades que luego vamos a poder utilizar en nuestras regiones, para contribuir con un granito de arena al desarrollo de nuestros pueblos”, Villanueva Pedraza, quien también estudia actualmente en la Maestría en Producción Animal en la FAUBA.

Una vez finalizados sus estudios en la Argentina, esperan complementar las investigaciones en Perú. “Al final de la maestría, tenemos que volver a nuestro país para devolver esta oportunidad, llevando nuevos conocimientos”, finalizó Ortiz Chura.

Acerca del autor

Juan Manuel Repetto
Juan Manuel Repetto
Periodista. Master en Periodismo Documental.

Sé el primero en comentar en "En Agronomía, el altiplano pisa fuerte"

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*