“Le faltamos mucho el respeto a la propiedad intelectual”

En una charla con SLT, el secretario de Agricultura de la Nación, Ricardo Negri, se refirió a la Ley de Semillas y a otros temas vinculados con el agro, como la agricultura familiar y el recorte presupuestario previsto para el INTA.

Esta nota fue leída 1483 veces.

(SLT-FAUBA). En el marco del 6º Foro Laboral, organizado la semana pasada en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), Sobre la Tierra entrevistó al secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Ricardo Negri, para conocer su visión y la del Ministerio de Agroindustria sobre los temas “calientes” vinculados con el campo.

Tras finalizar una charla frente a numerosos estudiantes de Agronomía, Ciencias Ambientales y otras de las carreras que se cursan en la FAUBA, Negri accedió a charlar con el sitio de divulgación científica de esta institución sobre la situación que atraviesa la secretaría de Agricultura Familiar y los productores de este sector, el presupuesto del INTA y la Ley de Semillas, entre otros aspectos. Y adelantó algunas de las medidas proyectadas desde su cartera para los próximos meses.

Algunas definiciones: Afirmó que la Ley de Agricultura Familiar se reglamentaría este año, y aseguró que el recorte previsto en el INTA todavía está en revisión. En este sentido, dijo que no habrá despidos en el organismo ni falta de fondos para los programas de investigación y extensión. Respecto de la Ley de Semillas enviada al Congreso, sostuvo que el productor deberá pagar por la tecnología y consideró que, “en los últimos años, le faltamos mucho el respeto a la propiedad intelectual en nuestro país”.

 

– Recientemente se conoció la renuncia del secretario de Agricultura Familiar, Oscar Alloatti. Quisiéramos conocer su visión al respecto, así como sobre el futuro y el presente de esta Secretaría.

– Tenemos una mirada muy profunda sobre la agricultura familiar y su rol. El agricultor familiar es un sujeto fundamental dentro del esquema de desarrollo territorial de nuestro país y de todos los países de la región; tiene y va a tener las mismas políticas macro que cualquier otro, está metido dentro del mismo ecosistema agroindustrial, pero con roles y herramientas diferentes.

La renuncia de Alloatti como secretario de Agricultura Familiar tiene que ver con una cuestión personal más que presupuestaria, como se dice en la prensa. Es un error de apreciación. Lo que encontramos en Agricultura Familiar es un desorden muy importante para gestionar los fondos públicos. Tenemos la responsabilidad de administrar el Estado por un tiempo y venimos a hacerlo de una manera profesional y a hacerlo bien. Obviamente eso implica algunos cambios, pero en lo operativo y no en la estrategia.

– Más allá de lo presupuestario, se habla de 250 técnicos que están siendo cesanteados en su actividad…

– Los cambios implican, en algunos casos, personas, pero no 250 técnicos. No es así.

Lo que se ha hecho, y trabajado con los distintos sectores, fue reordenar el funcionamiento para que esto funcione. Si hubo cambios en las provincias en cuanto a los profesionales que estaban a cargo de los distintos niveles, lo que estamos haciendo es ordenando, más que otra cosa.

– ¿A partir de la visión diferente que tienen desde el Gobierno con respecto a la agricultura familiar, qué va a pasar con la Ley que espera a ser reglamentada?

– La reglamentación está el proceso. Trabajamos mucho con todos los sectores en la reglamentación de la Ley, que aprobó el gobierno anterior. Es una de las metas que tenemos este año para la agricultura familiar.

– ¿Con respecto al recorte previsto para el INTA en el presupuesto 2017, cómo se plantea el Gobierno el rol de este organismo y de sus técnicos hacia el futuro?

– El INTA es un actor fundamental de desarrollo de la agroindustria futura: tiene un presupuesto enorme, técnicos excelentes y profesionales en todos los lugares del territorio, más de 50 estaciones experimentales, agencias de extensión, agencias locales y una gobernanza muy interesante desde el punto de vista de la participación público – privada.

Por lo que se llama el recorte presupuestario al INTA, podemos garantizar a todos los profesionales de INTA y todos sus dependientes desde el punto de vista tecnológico, que no implica un recorte de personas, no implica que vaya a faltar plata para la investigación y no implica que va a faltar plata para la extensión.

En un contexto de reducción de déficit fiscal a nivel nacional -porque tenemos un problema de gasto en general-, el presupuesto, como en cualquier empresa y en cualquier organización, es un pre-supuesto. Lo que no va a estar condicionado, son estas tres cosas que decía.

– También se está por discutir en el Congreso una nueva Ley de Semillas. Recientemente hubo cambios en esa industria, con la compra de Monsanto por parte de Bayer, antes también de Syngenta por una empresa china. ¿Qué rol tienen organismos como el INTA, las universidades públicas y la industria nacional en la generación de semillas? ¿Y cuáles van a ser las limitantes al uso propio, que este año también generaron conflictos entre el Gobierno y Monsanto?

– Cuando asumimos el 10 de diciembre, teníamos un plan de trabajo que tenía que ver con fortalecer el INASE (Instituto Nacional de Semillas), que es el organismo natural de control, solucionar el tema Intacta (la semilla de Monsanto), que era un problema de toda la cadena de la soja, y mandar una Ley de Semillas al Congreso.

Queremos que el Congreso discuta una nueva Ley de Semillas, porque la Argentina puede ser el semillero del mundo en muchas especie. Las discusiones se están dando solamente en soja y no están teniendo en cuenta una mirada amplia.

El INTA es el mayor registrador de variedades vegetales en la Argentina. Queremos que eso siga pasando, que los técnicos del INTA puedan registrar más y que puedan tener la plusvalía equivalente a lo que generan. Las limitantes al uso propio son uno de los temas importantes para discutir, que está teniendo el proyecto de Ley que mandamos al Congreso. Obviamente no va a dejar conformes a todos, por la conflictividad que tiene la cadena.

Queremos que el Congreso discuta. Hicimos una propuesta desde el Ejecutivo nacional porque creemos que es una avance muy importante en el camino correcto para generar una industria semillera importante en nuestro país. Claramente no soluciona todos los problemas, pero resuelve una parte importante que tiene que ver con la industria de las semillas, con la biotecnología inserta en la semilla, con que el productor pueda pagar todo en la semilla y con respeto a la propiedad intelectual, que en los últimos años le faltamos mucho el respeto en nuestro país.

– Durante la charla en el Foro Laboral se refirió a las políticas que adoptaron para la agricultura extensiva, básicamente con la baja de retenciones, así como para las economías regionales y otros sectores ¿Cómo se está trabajando en cada área?

– Con respecto a las economías 1018160945regionales, las primeras medidas sí tuvieron que ver con los grandes cambios que había que hacer en las retenciones, la eliminación de los ROE (Registros de Operaciones de Exportación), volver a la Argentina al mundo, fortalecer el SENASA y empezar a ser un poquito más confiables y abiertos a la región.

El paquete de medidas que estamos tomando ahora y el fondo de desarrollo para las economías regionales tiene que ver, primero, con el tema sanitario. En la Argentina, en los últimos años hemos mal gastado mucha plata en los temas sanitarios. No nos pudimos poner de acuerdo entre las personas, entonces nos ganaron los bichos y las enfermedades.

El segundo punto tiene que ver con políticas de reintegros a las exportaciones. Sacamos las retenciones, pero eso no es suficiente para agregar valor en toda la cadena. Lo que vamos a gastar en reintegros en los próximos años tiene que ver con estimular más que nada las economías regionales, porque son las que generan más empleo y flujo en los lugares más alejados.

El tercer punto tiene que ver con la financiación, porque dentro de las cadenas de las economías regionales hay muchos productores que no están bancarizados. Con esto vuelvo a la agricultura familiar porque, al no ser sujetos de crédito, los cambios tecnológicos cuestan mucho más. En los próximos cuatro años vamos a seguir trabajando en integrar a los productores más chicos y a la agricultura familiar dentro de la misma cadena productiva.

Por ultimo, el fondo de desarrollo de las economías regionales. Ya que no podemos bajar las retenciones y los derechos de exportación, porque encontramos una Argentina mucho peor de lo que pensábamos, vamos a trabajar en un fondo especifico para acortar las distancias económicas que tenemos. Hasta que esté listo el Plan Belgrano con la infraestructura, que no llega a esta campaña, parte importante del plan es trabajar en acortar las distancias con los productores chicos y grandes en el NOA.

– Durante su charla afirmó que se está superando la crisis del tambo, que en los últimos meses se llevó puesta a muchas empresas. ¿Realmente está empezando a ser rentable la lechería?

– La crisis de la lechería es global, por una baja en los precios internacionales. En mayo, junio y julio, en nueva Zelanda el 80% de los productores estaba perdiendo plata en la lechería, pero esto pasa cíclicamente. Ante esa crisis global, nosotros generamos un cambio en los precios relativos. Tuvimos que hacer un esfuerzo muy importante desde enero hasta abril para compensar el impacto de nuestras decisiones. Fueron más de 1200 millones de pesos transferidos a los productores para compensar estos cambios. Después de eso, la producción se está recuperando. La crisis no pasó: sigue, pero los precios internacionales están subiendo, los precios internos están subiendo y la producción interna esta subiendo, con lo cual estamos en una situación mucho mejor.

Además, en abril y mayo tuvimos, en donde está el 42 o 43% de las vacas, la inundación más severa de los últimos 50 años, con lo cual una cosa es la mirada de la escala nacional y otra es la mirada individual. Estamos trabajando en todos los niveles, también con la provincia, pero el contexto de la lechería está cambiando para bien.

La caída interanual del mes pasado fue del 7% en la producción nacional, cuando hace tres meses estábamos en el orden del 20%, y hubo departamentos de la zona afectada donde la producción de leche cayó casi el 50%. El sistema se esta reacomodando con un esfuerzo de los tamberos, del Estado y de todos.

– Recién participó en un Foro Laboral con estudiantes y ahí les recomendó cómo proyectar su profesión hacia delante ¿Cuál fue el mensaje?

– Más allá del trabajo, hay que pensar qué quiero ser, antes de qué quiero hacer. El hacer no es todo lo que hace a la persona. Justamente, planteaba escenarios al 2030 y 2050, cuando tengan 15 o 30 años de recibidos, como escenarios de planificación. Después, la recomendación más importante es que sean curiosos y coherentes. Curiosos para buscar y encontrar, y coherentes con uno mismo para hacer y ser lo que quieran.

Acerca del autor

Juan Manuel Repetto
Juan Manuel Repetto
Periodista. Master en Periodismo Documental.

3 Comments on "“Le faltamos mucho el respeto a la propiedad intelectual”"

  1. La semilla no es proppiedad intelectual, la pueden manipular como quieran y hacer los desastres que vienen haciendo hace 20 años pero las semillas existen hace mas tiempo que el hombre, asi que no le pueden pertenecer a nadie. Las leyes de semillas las hacen para impedir a los campesinos ser autosustentables y sacarle competencia a los grandes productores……

  2. Paz, las semillas geneticamente modificadas tienen una propiedad intelectual. De lo contrario nadie invertiría en biotecnología

  3. No dije que no la tengan, digo que no deberian tenerla. Los pequeños productores no sobrevivirian a una ley de semillas. Pero los defensores de Bayer/Monsanto, Syngenta, Dow, etc es lo que quieren y lamentablemente son los que tienen el poder.

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*