Docentes de la UBA advierten sobre las podas en CABA

Desde la carrera de Jardinería sostuvieron que el trabajo del Gobierno porteño sobre el arbolado urbano no es adecuado. Las malas prácticas aumentan el riesgo de caída de ramas y árboles, ante el incremento en la intensidad de las lluvias producido por el cambio climático.

(SLT-FAUBA). Docentes de la cátedra de Jardinería de la UBA, donde se capacitan parte de los inspectores que trabajan en el área de arbolado urbano del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, advirtieron sobre la falta de criterio técnico con el cual se realizan las podas desde mediados de otoño en las calles porteñas y señalaron que las malas prácticas aumentan el riesgo de caída de ramas y árboles.

La alarma fue encendida por Gabriela Benito, jefa de trabajos prácticos de la cátedra de Jardinería y docente de la materia Arbolado Urbano. “Cerca de 30 técnicos egresados de la tecnicatura en Jardinería de la UBA fueron empleados por el área de arbolado urbano del Gobierno de la Ciudad, como parte del plantel de inspectores. Desde allí hacen un diagnóstico del estado de los árboles y proponen un determinado tipo de intervención. Pero luego las empresas contratadas que llevan a cabo las podas no están a cargo de profesionales idóneos, no tienen cuadrillas capacitadas y cortan sin un criterio técnico”.

Una mala intervención hace que la arquitectura vegetal no esté en equilibrio y cuando hay episodios de tornados o lluvias violentas los árboles se quiebran.

Al respecto se refirió a las intervenciones en diferentes espacios verdes de la ciudad, donde junto a otros docentes y estudiantes que realizan actividades prácticas observó cómo la maquinaria trabajaba rompiendo las raíces y dañando troncos, acciones que también ponen en riesgo a los árboles.

“Una buena gestión y planificación debe anticipar un momento de riesgo. Debe evaluar el estado mecánico y sanitario del árbol. No obstante las cuadrillas trabajan sin criterio. Desde el Gobierno bajan la orden de comenzar a podar 70 mil arboles a partir del 1º de mayo, por ejemplo, como si todos caducaran en el mismo momento. Algunas especies se podan fuera de época, como sucede con las tipas y los jacarandás, que caducan en septiembre u octubre pero se intervienen en junio. Con ello les quitan masa verde y aceleran su decrepitud”, detalló Benito.

“Además una mala poda desequilibra copas, cargando los pesos sobre follajes y ramas que no están fortalecidas. Esta mala intervención hace que la arquitectura vegetal no esté en equilibrio y cuando hay episodios de tornados o lluvias violentas los árboles se quiebran. Si bien es cierto que en algunas estaciones del año hay vientos de mayor intensidad, no quiere decir que cada vez que haya una tormenta se caigan todos los árboles. Se van a caer aquellos que están mal intervenidos. Y lamentablemente estas acciones favorecen que los ejemplares estén en mayor riesgo”, afirmó y agregó: “En la ciudad también tenemos un arbolado antiguo, en muchos casos con senectud, que comenzó a plantarse masivamente a comienzos del siglo XX. Por eso hay ejemplares que deben ir renovándose”.

La docente explicó que la existencia del bosque urbano en la ciudad disminuye las altas temperaturas, atempera el ruido y los vientos, capta el polvillo atmosférico y atrae la fauna silvestre, entre otras ventajas que, en definitiva, mejoran la calidad de vida de las personas. Pera para que esa vegetación cumpla estas funciones debería estar gestionada por profesionales capacitados, que conozcan sus ventajas y las maneras de administrarlo.

Valorización académica

Benito indicó que en la Argentina hay más de 20 facultades de agronomía, ciencias agrarias y forestales, y casi ninguna posee una materia obligatoria sobre Gestión de arbolado urbano. En otros países, como Estados Unidos, España e Inglaterra, existe una mayor formación académica y se valora la capacitación como una parte importante de la sostenibilidad en la ciudad. Incluso hay organizaciones internacionales que reconocen una certificación de arboricultor.

La FAUBA es pionera en la Argentina por valorizar la capacitación en arbolado urbano, que posee una materia obligatoria en la tecnicatura en Jardinería.

En este sentido, la Facultad de Agronomía de la UBA es pionera en la Argentina. En su tecnicatura en Jardinería, la materia Arbolado urbano es obligatoria. “En esta materia recorremos la calle junto a los alumnos, observamos el estado del arbolado y hacemos un diagnóstico. A partir de esta experiencia práctica de recorrer la ciudad, los estudiantes aprenden a reconocer visualmente el árbol, a evaluarlo en su totalidad (no mirarlo desde una sola vereda) y reconocer si hay cavidades en la parte aérea o si la madera está enferma, entre muchos detalles”.

“Las cuadrillas que realizan las podas también deberían recibir capacitación”, dijo Benito, y señaló: “Cuando vemos una cuadrilla trabajando en la calle, muchas veces observamos que no hay un vallado ni un aviso, que el operario no está protegido; muchas veces trabaja en alpargatas, trepa sin tener botines de seguridad y no posee los arneses adecuados”.

Patrimonio biológico, social, cultural

Benito sostuvo que Buenos Aires es una ciudad con buen arbolado de alineación, aunque con ejemplares ya en madurez avanzada que deben reponerse . Uno de los aspectos que la destaca es la selección de especies nativas que realizó Carlos Thays hacia fines del siglo XIX y principios del XX, que determinó la planificación del arbolado porteño. “En ese tiempo la cultura occidental no las valoraba por considerarlas rusticas y se pensaba que no se iban a adaptar a la ciudad. Pero hoy gracias a su incorporación podemos disfrutar de ellas y de sus distintas etapas de floración. Desde septiembre podemos apreciar las flores del lapacho, en octubre las del ceibo, en noviembre del jacarandá, en diciembre de la tipa, en enero del ibirá-pitá y en febrero del palo borracho. Esto sucede en pocas ciudades del mundo”.

Desde la cátedra de Jardinería de la FAUBA también investigan los árboles históricos de la Ciudad de Buenos Aires, que son más de mil. Algunos de ellos son únicos en la ciudad, como la Sterculia que está en Plaza Lavalle (si bien ahora el Jardín Botánico Thays posee otra que fue propagada a partir de semillas de ese ejemplar).

“El patrimonio arbóreo es biológico, social, cultural, histórico y turístico. Tenemos que cuidarlo”, concluyó Benito.

Acerca del autor

Juan Manuel Repetto
Juan Manuel Repetto
Periodista. Master en Periodismo Documental.

12 Comments on "Docentes de la UBA advierten sobre las podas en CABA"

  1. totalmente de acuerdo. En la ciudad de La Plata, se cometió la barbaridad, el año pasado de mochar (rebajar) los árboles (plátanos) en el microcentro, a 6-7 m de altura, sin respetar las ramas tirasavias, por lo que en el corte, se formó “escoba de brujas” (manojo) de ramitas de poco crecimiento y que deformaron la silueta, promoviendo el desequilibrio de la copa de cada ejemplar.

  2. no es adecuado??? es aberrante lo que estan haciendo ya hace casi 10 años, yo una simple vecina sin estudios académicos en el tema me di cuenta y vengo denunciando este arboricidio, tarde se dan cuenta uds. los supuestos expertos…

  3. Parece que en nuestro país toda época pasada fue mejor….REcuerdo de niña vivía sobre la Calle Fco Acuña de Figueroa, todos los años podaban ,un camión recogía los troncos esperaba en la esquina terminaban una cuadra y continuaban. Hace 30 años que vivo sobre la Av Estado de Israel, tengo un árbol justo a la entrada que adorna mi balcón, jamás lo han podado, sola le queda un tronco, el resto lo mutilaron las empresas de cables.

  4. Emma Elina Filgueira | 26 septiembre, 2017 at 11:27 am | Responder

    Es absolutamente cierto que la poda no es la adecuada.
    Los trabajos se realizan fuera de época y los que la realizan carecen de los conocimientos necesarios para evitar daños a personas y árboles.
    Es necesario impedir estas podas indiscriminadas y especialmente cuando las mismas afectan el sombreado de calles, tan necesario en la época estival
    Por otra parte, son retirados ejemplares que se encuentran en buen estado y no se reemplazan con otros de raíces más profundas, que no afectan veredas, ni con arbustos de hojas perennes.

  5. Totalmente de acuerdo con Gabriela Benito. Capacitar a lOs operarios es una opción. A seguir luchando por los arboles

  6. María Angélica Di Giacomo | 26 septiembre, 2017 at 2:20 pm | Responder

    Siento mucha indignación, hace más de diez años que nos ningunean en el poder ejecutivo y legislativo. Y ahora, se dieron cuenta, ¿dónde estaban lxs expertxs de las comunas cuando enviábamos notas y más notas? Tenemos una petición en CHANGE hace dos años, montones de expedientes en ministerios, comunas y defensoría del pueblo, mientras nos decían que no sabemos nada de árboles, que tenían expertxs en las comunas que saben mucho más que nosotrxs. Por fin se despertaron!!! Ya se los he dicho personalmente en alguna comuna: yo, en el lugar de ustedes, no estaría orgullosa del trabajo realizado.
    Perdón por el exabrupto pero después de tantas horas de trabajo ad honorem, de tanto estudiar el tema, y tanto sufrimiento que hemos vivido y vivimos cada día viendo nuestros árboles irremediablemente destrozados , me cuesta aceptar este comunicado tranquilamente. No quisiera olvidarme de las abogadas que llevan adelante una acción de amparo y además agradecer al Juez Scheibler que dictó una medida cautelar (que por supuesto la mayor parte de las comunas no acataron).

  7. Martha kozlowski | 6 mayo, 2018 at 9:12 pm | Responder

    Estimada Graciela Benito te felicito hay que levantar las voces y hacernos escuchar por la defensa de los arboles!!!!!
    No podemos seguir asi El Gobierno de la Ciudad debe dar a conocer los planes de poda y fechas de realizacion que
    nos permitan vigilar el buen cumplimiento de la tarea

  8. Gabriela Benito | 7 mayo, 2018 at 9:24 am | Responder

    Gracias Martha, las voces no deben ser sólo en defensa de los árboles, son necesarias para hacer una ciudad más saludable, reconociendo el valor y los servicios ambientales que brinda el arbolado, tanto desde la gestión como desde la ciudadanía.

  9. hola, nesecitari si alguien tiene le telefono de algun experto que pueda evaluar un daño ya causado a unas tipas centenarias plantadas por Thays, cerca de mi casa…..estamos todos los vecimos muy indignados…..
    Bruno de Berazategui

  10. María Angélica Di Giacomo | 19 junio, 2018 at 8:08 am | Responder

    Lautaro, todas esa información la conozco y la uso en las notas que enviamos a lxs funcionarixs. En la mayoría de ellas figura la labor de mi grupo BASTA DE MUTILAR NUESTROS ARBOLES. Y además, en algún caso fui yo la que dio algunos datos al periodismo sobre lxs profesionalxs a consultar. No hablo por hablar. Lxs profesionales no pusieron el cuerpo para salvar nuestros árboles. Las víctimas de este ensañamiento hablan por sí mismas pero como la mayor parte de las personas ni mira a los árboles, tenemos que ir concientizando a cada paso.

Déjanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.